lainformacion.comLegal

Practicopedia > Categorías > Legal > Vivienda > Cómo buscar piso de alquiler: guía para inquilinos primerizos

Cómo buscar piso de alquiler: guía para inquilinos primerizos

Tipos de contrato, depósito de fianzas, averías y otras dudas a las que conviene dar respuesta

buscar piso_0.jpg
La fianza de un piso de alquiler debe depositarse en un organismo oficial de la Comunidad Autónoma. FOTO: Getty Images.

17/08/2015 por: Santytp

Buscar un piso de alquiler puede convertirse en una auténtica odisea, especialmente para aquellos que son inquilinos por primera vez. Para evitar engaños y estafas es importante estar seguro y comprobar que todos los trámites se realizan conforme a la ley. En este practicograma descubrirás una práctica guía con los aspectos más importantes que debes conocer a la hora de buscar una vivienda de alquiler.

  1. 1 Internet, la mejor opción para buscar.

    Observar balcones y anotar los números de teléfono de los carteles de 'Se alquila' o acudir a una inmobiliaria puede resultar útil. Sin embargo, la mejor opción para acceder al mayor volumen de ofertas es visitar los portales de búsqueda de piso. En España, algunos de los más populares son:

    - Idealista.
    - Fotocasa.
    - SegundaMano.
    - MilAnuncios.
    - En alquiler.

  2. 2 Hora de visitar el piso: revisa bien todos los rincones.

    Adiós a la timidez. Cuando se trata de alquilar un piso no deben quedar dudas o cuestiones sin resolver. La solución en muy sencilla: preguntar absolutamente todo. Antes de firmar ningún contrato conviene saber sobre quién recaen los gastos de comunidad, quién paga la tasa de basuras o cuál es el coste medio de las facturas de gas y luz.

    A la hora de visitar la vivienda es importante abrir todos los grifos para asegurarse que la potencia del agua es buena. También es recomendable contar el número de enchufes que hay en cada habitación pues será útil a la hora de organizar otras disposiciones del piso. El estado del colchón, la confortabilidad del sofá son otros elementos a inspeccionar.

  3. 3 ¿Contrato con la inmobiliaria o con el propietario?

    Aunque muchos usuarios encuentran piso gracias a la intermediación de inmobiliarias -físicas u 'online'- el contrato se firma con el propietario del inmueble. Sin embargo, cuando este tipo de agencias entran en acción suelen pedir el pago de un mes como bonificación por sus servicios.

    Un ejemplo. Un piso de 600 euros exige el pago por adelantado de la primera mensualidad, un mes de fianza y un mes de agencia. En este caso, el inquilino debería pagar en primera instancia 1.800 euros en total. El mes pagado a la inmobiliaria no se podrá recuperar mientras que la fianza sí se abonará al abandonar la vivienda si todo está en orden.

    Por este motivo, suele resultar más barato alquilar un piso directamente con el propietario, sin mediación. Pese a todo, muchos inquilinos tienen que recurrir a las inmobiliarias porque ofrecen más variedad.

  4. 4 Haz una lista con los muebles.

    No es una opción muy utilizada, pero los abogados expertos en materia de vivienda lo suelen recomendar. A la hora de firmar es conveniente incluir un anexo con el número de muebles y electrodomésticos de la casa y una descripción de su estado.

    Esta lista servirá tanto para el propietario como para el inquilino. El casero podrá reclamar daños y el arrendatario tendrá una muestra de cómo estaba el mobiliario cuando llegó al piso. Así, por ejemplo, el propietario no podrá reclamar que un armario tiene la puerta rota si ya estaba defectuosa desde un inicio.

  5. 5 ¿Cuánto puede durar un contrato?

    La mayoría de contratos de alquiler se firman de forma anual. Sin embargo, la Ley sólo obliga al inquilino a permanecer en la vivienda durante seis meses. Transcurrido este tiempo podrá irse y solicitar la fianza si avisa con un mes de antelación.

    En caso de querer abandonar la vivienda antes del primer semestre deberá pagar, como mínimo, las mensualidades restantes a modo de indemnización. Así, si un inquilino decide irse a los cuatro meses, deberá pagar otros dos mensualidades más. También existen contratos de cinco años o incluso mensuales, pero éstos son menos frecuentes.

  6. 6 La fianza no se la queda ni el casero ni el inquilino.

    Lejos de lo que mucha gente pueda creer, la fianza no se la debe quedar el casero. La Ley obliga a los propietarios a depositar este dinero en el organismo de vivienda competente de cada Comunidad Autónoma. El IVIMA en el caso de Madrid.

    Si el inquilino tiene desconfianza puede acudir a las oficinas e informarse para asegurarse que este trámite se ha realizado correctamente. Del mismo modo, el casero también debe registrar el contrato en estos organismos una vez se haya firmado.

  7. 7 Los grandes desperfectos corren a cuenta del propietario.

    El artículo 21 de la Ley de Arrendamientos establece que el casero está obligado a realizar "todas las reparaciones necesarias para conservar la vivienda en las condiciones de habitabilidad". Todo ello sin poder elevar el coste de la renta mensual del inmueble.

    De esta manera, el inquilino debe reparar desperfectos menores como el cambio de una bombilla o el desatasco de una tubería. Otros aspectos más costosos, como la avería de la caldera o un fallo grave de la lavadora recaen en principio sobre el propietario.

  8. 8 ¿Más información?

    Si quieres conocer más, visita la sección 'Vivienda' en la categoría de 'Legal'. También puede que te interesen los siguientes practicogramas:

    - 'Cómo conocer tus derechos como inquilino de un piso'.

    - 'Cómo saber si mi contrato de alquiler de piso es legal'.

    - 'Cómo calcular los gastos de comunidad'.

También te puede interesar