lainformacion.comLegal

Practicopedia > Categorías > Legal > Procedimientos > Cómo funciona la mediación legal

Cómo funciona la mediación legal

Un sistema que te permitirá ahorrar tiempo y dinero en los procesos judiciales

abogado_2_0.jpg
El precio de un proceso de mediación ronda entre los 300 y los 600 euros de media, a pagar entre las dos partes implicadas. FOTO: Getty Images.

20/05/2014 por: Santytp

Cerca de 9,5 millones de litigios se producen cada año en España. Los procesos judiciales suponen una importante inversión de tiempo, y también dinero, para las partes implicadas. Es en este contexto en el que nace la mediación como forma de solucionar los conflictos sin tener que acudir a la vía judicial. Esta modalidad, nacida en Estados Unidos en los años sesenta, llegaría a Inglaterra dos décadas más tarde, expandiéndose a partir de los noventa por el resto de Europa. En este practicograma descubrirás las ventajas de la mediación legal.

  1. 1 ¿Qué es la mediación?

    "La mediación es un medio alternativo para la resolución de conflictos". Sara García Carrascosa, abogada de Cátedra Legálitas, comenta que este sistema intenta "poner fin a un problema llegando a un acuerdo entre las partes" sin necesidad de ir a jucio.

    La actividad del mediador está regulada por la Ley 5/2012 de Mediación en asuntos civiles y mercantiles. Su principal ventaja es el ahorro de costes respecto a un proceso judicial ordinario.

  2. 2 Precios y duración de la mediación.

    Cada proceso de mediación es distinto. El proceso suele durar una media de entre cinco y diez sesiones (1 hora de duración cada una) y el precio medio por sesión ronda entre los 60 y 120€. "El coste se paga entre las dos partes implicadas en el conflicto", remarca Sara García.

    Atendiendo a este baremo el ahorro de tiempo y dinero es muy notable respecto a un jucio común. Desde Legálitas explican que, por ejemplo, en 2012 los procedimientos judiciales civiles se alargaron una media de 8,3 meses. Por tanto, la reducción del tiempo en la mediación es "muy significativa".

  3. 3 Tipos de mediación más comunes.

    La mediación puede ser muy útil para resolver diferentes conflictos. Sara García, de Legálitas, explica algunos de los ámbitos en los que está más extendida:

    - Ámbito familiar: separación o divorcio principalmente.
    - Mediación intergeneracional: problemas de convivencia, conflictos entre hermanos para cuidar a unos padres dependientes etc.
    - Mediación vecinal: insultos, juntas subidas de tono, enfrentamientos...
    - Mediación mercantil: problemas entre socios especialmente.

  4. 4 Mediadores: ¿abogados, jueces o psicólogos?

    "El mediador estudia las mejores alternativas para favorecer a todas las partes implicadas", asegura Julio Rocafull Rodríguez, de AGM Abogados. Según explica este experto, la ventaja de la mediación es que no se tiene por qué hablar en términos jurídicos. "No aconsejas desde el punto de vista legal, más bien haces preguntas para que los interesados puedan llegar a un acuerdo", remarca.

    Para Rocafull, la labor de los mediadores es casi de "psicólogo". Al fin y al cabo, se trata de sentar a los implicados en una sala para buscar el problema de trasfondo que hay en el conflicto.

    De hecho, para ser mediador no se exige el título de abogado. Cualquier persona con una Formación Profesional Superior puede acceder a unos cursos específicos y habilitarse como mediador.

  5. 5 Puedes conseguir que tu acuerdo sea legal.

    Pasan varias sesiones y, finalmente, llegas a un acuerdo ¿Tiene este documento alguna validez legal? Julio Rocafull manifiesta que existe la posibilidad de "elevar a público" la negociación. Se trata de validar tu acuerdo por medio de notario.

    Tu mediador te informará sobre las posibilidades y condiciones de este proceso. Situaciones más complejas, como la custodia de los hijos deben pasar por la vía judicial. Sin embargo, según agrega Rocafull, "no es lo mismo llegar a juicio con un acuerdo en mente que acudir en medio de todo el conflicto". En este punto radica la utilidad de la mediación.

  6. 6 Si no hay solución, acude a juicio.

    Todas las partes son libres. Sara García, de Legálitas, asegura que cualquiera puede "poner fin a la mediación y acudir a la vía judicial". Si, tras varias sesiones, consideras que no hay avance y la negociación está estancada, puede que sea el momento de plantearse si la mediación está resultando eficaz o no.

  7. 7 La información es siempre confidencial.

    Existen dos principios básicos que rigen la mediación: neutralidad y confidencialidad. "Ninguna información ofrecida en la mediación puede ser utilizada en un juicio", comenta Julio Rocafull. Las pruebas de una mediación son nulas en cualquier juicio. De hecho, "ni siquiera el mediador puede acudir como testigo a un proceso judicial", apostilla.

  8. 8 ¿Más información?

    Si quieres conocer más, visita la sección 'Procedimientos' en la categoría de 'Legal'. También puede que te interesen los siguientes practicogramas:

    - 'Cómo constituit una asociación'.

    - 'Cómo solicitar el reembolso del pago de servicios médicos en la Unión Europea'.

    - 'Cómo te afectan los cambios de la nueva ley de seguridad privada'.

    - 'Cómo empadronarse en un municipio'.